“A paisaxe da auga de Xesta” es un proyecto que surge con la intención de mostrar y divulgar los 18 molinos de Xesta como parte de su patrimonio etnográfico, una arquitectura popular, aún latente en la memoria colectiva, que durante siglos fue fundamental para el desarrollo de la parroquia. La identidad de cada pueblo se encuentra ligada de forma directa al territorio donde se arraiga, siendo la realidad física del mismo, el condicionante que ha definido su forma de vida, su organización social y sus dinámicas políticas, culturales y económicas.

Compuerta aliviadero

Compuerta aliviadero, Muiños de Reboreda, Xesta. Fotografía de Manuel Ángel Bugallo Otero

La parroquia de Xesta, en el ayuntamiento de A Lama, cuenta con una gran red de molinos a lo largo del río Xesta, salpicados por todos los lugares y núcleos. Es, en su conjunto, un fantástico ejemplo de la capacidad de adaptación del hombre a las condiciones del territorio, modificándolo y moldeándolo en armonía con la naturaleza.

A pesar de los cambios sociales que el tiempo conlleva, es fundamental potenciar la identidad cultural de Xesta sobre el paisaje que el agua ha labrado, para evitar su pérdida, para fomentar su conservación. ¿Y cómo potenciar la identidad de un pueblo con su territorio? Pues muy fácil. Valorando su patrimonio cultural y natural, mediante la interacción entre sus habitantes y los elementos patrimoniales y paisajísticos.

Canle o canal

Canle o canal, Muiño de Portomartiño de Abaixo, Xesta. Fotografía de Manuel Ángel Bugallo Otero

Fue a raíz de una plática en el verano del 2011 entre Enrique Vaqueiro Costal, hoy presidente de la asociación de vecinos de San Bartolomé de Xesta y Manuel Ángel Bugallo Otero, en la cual el primero mostraba su interés por rehabilitar alguno de los molinos y el segundo le proponía la realización de un inventario para saber realmente con cuantos contaba la parroquia.

Lo que empezó como un trabajo solitario se convirtió en una verdadera pasión, comenzando a formar un gran equipo de trabajo para poder acometer la investigación. Fue así como se sumaron, en una primera instancia, dos vecinos más: el ingeniero militar, Juan Carlos Carreiro Costal y el arquitecto Bernardo Santiago Carballal Vázquez; para luego sumarse la historiadora del arte, Tania Galán Gómez, y tres arquitectos más: Pierre Chauvency, Ignacio Lorente Romero y Pepa Zelada Tomé.

Inferno

Inferno, Muiño do Campo, Campelo, Xesta. Fotografía de Manuel Ángel Bugallo Otero

Fue así como este grupo de vecinos y foráneos, amantes del patrimonio cultural y natural, realizaron este trabajo que fue posible sacar a la luz gracias al apoyo y financiación tanto de la Diputación de Pontevedra como al Ayuntamiento de A Lama.

Moega

Moega, Muiño do Campo, Campelo, Xesta. Fotografía de Manuel Ángel Bugallo Otero

Son estos paisajes de piedra, vegetación y agua los que nos inspira a comenzar este inventario etnográfico y fortalecer así, la identidad del pueblo. Es, en definitiva, un homenaje a las huellas que nuestros antepasados han dejado en el paisaje y que en la actualidad hacen de esta parroquia de A Lama, un territorio singular.

El inventario de Xesta se plantea como un catalizador cultural que funcione como punto de partida de una serie de iniciativas y proyectos promovidos por el Ayuntamiento de A Lama.