El matorral es uno de los hábitats naturales que conforman la Sierra del Suído ocupando gran parte de su superficie. Formado por especies como carrascas, uces, retamas, carquejas , carpazos , sin embargo, hay una especie que destaca desde el punto de vista paisajístico por las grandes motas que ocupa y por su bella floración amarilla, es el tojo.

Tojo o toxo.

Tojo o toxo. Fotografía de Manuel Ángel Bugallo Otero

Es una especie vegetal que tuvo una gran importancia dentro de la economía gallega entre los siglos XVII y XX, utilizada como cama de ganado con el fin de obtener el estiércol que constituía el principal y mejor fertilizante para llevar a cabo las tareas agrícolas.

Es una especie arbustiva de origen europeo que se caracteriza por contar con una buena adaptación a suelos secos y pobres, siendo además una planta pirofita al poseer un sistema radical que sobrevive al fuego, lo que le permite rebrotar fácilmente después de los incendios. Otra de sus característica es que inhibe el desarrollo y crecimiento de plantas a su alrededor por medio de un efecto alelopático.

En la Sierra do Suído existen varias subespecies del tojo (Ulex spp.) por lo que es muy común ver su floración amarilla en varias épocas del año.

Tojo o toxo

Tojo o toxo. Fotografía de Manuel Ángel Bugallo Otero

Nos despedimos con un bello poema sobre esta planta llamado  “As floriñas dos toxos” del poeta y periodista  Antonio Noriega Varela:

¡Nin rosiñas brancas, nin claveles roxos!
Eu venero as froliñas dos toxos.

Dos toxales as tenues froliñas,
que sorríen, a medo, entre espiñas.

Entre espiñas que o ceio agasalla
con diamantes as noites que orballa.

¡Oh do ermo preciado tesouro: 
as froliñasdos toxos son de ouro! 

De ouro vello son, mai,as froliñas 
dos bravos toxales, ¡das devociós miñas!...